Una espiritualidad es otorgada con un entendimiento específico acerca de Dios, acerca de la relación de Jesús con el mundo y acerca del ser humano en el mundo.

 

Nuestra espiritualidad busca hallar y hacer la voluntad de Dios en cada uno de nosotros, utilizando todos los medios necesarios, fundamentando su tarea evangelizadora en la formación y el servicio en sus diferentes ministerios, guiados a la luz del Espíritu Santo.

 

Es para todos aquellos que buscan algo más en su vida, adentrándose en lo profundo del corazón que les conduzca al amor más grande y a la verdadera libertad, la persona por si misma tendrá que darse cuenta de cuales son su anhelos, no siendo influenciados por otros sino siempre del conocimiento de la palabra de Dios (Biblia) como instructivo terrenal y espiritual, centrados en la oración de corazón,  “no el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar de las cosas internamente”.  Se trata de contemplar cómo Dios está presente en la naturaleza, en la creación, en la humanidad, en el universo y en nosotros mismos.

 

Buscamos ser conducidos a una relación personal y afectiva con la persona de Jesús, sintiendo su amistad y siguiéndolo.  La persona de Jesús se convierte en modelo de nuestra vida, su modo de proceder es nuestro parámetro para relacionarme hoy con las personas, la creación, Dios, los excluidos, la mujer, el hombre, el dinero, el poder, etc.

 

Como característica carismática nuestra Comunidad María Refugio de Amor insiste en la necesidad de orar y discernir y así darnos cuenta de cómo quiere Dios que le sirvamos en todos nuestros ministerios, porque Dios anima nuestros corazones para que contemplemos el mundo y detectar las necesidades que ahí encontramos, pensando que es Jesús crucificado-resucitado quien hoy sigue llamando a nuestro corazón.

 

Nuestra espiritualidad contempla el mundo como el lugar en que cristo caminó, conversó y abrazó a la gente. Por lo tanto el mundo es un lugar de gracia y bendición donde se afirma nuestro potencial humano, nos mueve el deseo inmenso de orientar nuestros esfuerzos para dar más de nosotros mismos y trascender, donde se puede dar la vida por otro sin esperar nada a cambio

 

Quizá el propósito más importante de nuestra comunidad María Refugio de Amor sea: aprender a dejarse llevar por el Espíritu para responder al llamado de Dios a ser cada vez más y mejores seres humanos.